NUESTRA VIRGEN SANTISIMA DEL CARMEN
SANTÍSIMA VIRGEN DEL CARMEN DE TLALPUJAHUA.
Escondida y hermética es esta Tlalpujahua para la historia y la leyenda como su caserío; ya oculto por estrechas hondonadas. Nuestro principal objetivo es conocer el origen de la imagen de Nuestra Señora del Carmen y de su culto en Tlalpujahua, se dice que comenzó en forma de humildísima ermita de adobe a principios del sigloXVII.

En el ir y venir de aventureros por estos famosos reales de minas, anda perdida la fecha y autor de la fundación de la ermita que dió origen a la Imagen que historiamos. Los archivos de la parroquia de Tlalpujahua han sufrido varios incendios, por lo cual no hay fecha exacta, pero se encontraron copias de unas diligencias del siglo XVIII y que de allí se tenga el conocimiento de la tradición de la bendita imagen.
Se encargó al párroco Dr. don Felipe Neri Valleza que investigara acerca de la antigua ermita y de su imagen.
En 1730 llegó al barrio del Carmen y halló una capilla corta de adobe dedicada a la Sma. Virgen del Carmen, que vio en ella una imagen pintada en la pared de adobe.

Preguntó a los ancianos y timoratos hombres en qué año habían descubierto tan sagrada imagen. Y le respondieron que desde que tenían uso de razón ya la habían hallado y venerado, que sus antepasados asentaban que en aquel lugar hubo una hacienda. y el dueño construyó una capilla y mandó pintar varias imágenes de santos, una de ellas la que hoy se venera. Que desamparada la hacienda, se demolió y pereció, quedando sólo las paredes de la capilla, en las que los vientos y golpe de las aguas, borró todas las imágenes, excepto la de la Sma. Virgen. advirtiendo que sin milagro no pudiera haberse conservado ilesa, los visitantes al lugar fueron aumentando, hasta que su posibilidad les permitiera hacerle una capilla, aunque fuese de adobe.

Con limosnas de los vecinos del barrio, quedó construída la pared en que se contiene la imagen. Para dar cumplimiento a lo que se le ordena, el Dr. Valleza, validó y firmó la información recabada.
El Dr. Acuña asegura que se descubren aún en tiempo de su declaración 2 imágenes debajo de la Sma. Virgen, además de Santa Teresa, ellos fueron canonizados juntos por la santidad de Gregorio XV, el cual reinó de 1621 a 1623. podríamos colocar muy cerca de esta última fecha, la erección de la primera ermita.

LA SEGUNDA CAPILLA DE ADOBE

Todos corroboraron la declaración de Valleza que, al notar conservada una imagen sola en medio de la natural ruina fué la única en pie y en perfecta y con renovada belleza, entonces comenzó a inspirarles el deseo de darle culto y de protegerla mejo y que determinaron hacerle, como en efecto le hicieron, la Primera capilla.

Queda como dato más aproximado para establecer la fecha de esta capilla de adobe, por los años de 1717 a 1722. Habiendo creído que el rostro de la imagen había una despostilladura envió a Toluca por un pintor,pero hubo qué hacer, porque sin haberse tocado el rostro resultó con la misma hermosura que hoy tiene.

EL SIGLO XIX

Construido el Santuario de la Virgen del Carmen ya de buena mampostería y estilo neo-clásico y encuadrada la imagen bendita en su pared de adobe original en el altar mayor, donde construía el retablo central, pudo hacer frente a las mil vicisitudes que el siglo XIX le reservaba.

Vino la Revolución de 1810 con sus desastres, y quedó la grey sin pastor; aunque fue presentado, Dr. Manuel Abad y Queipo, no fue aprobada su elección por el Sumo Pontífice, Hasta 1831 cesó la vacante, libre ya México de España, pero cautivo por la desgracia de sus luchas interiores.
Con razón el comercio y la industria se hundieron y la parroquia se desplomó en más de las dos terceras partes, pero la devoción a la Virgen del Carmen no se había extinguido de los corazones de sus fieles. Sus fiestas anuales tenían lugar con la regularidad que permitían las circunstancias, los testimonios de favores alcanzados por la bendita Señora tapizaban el templo y el corazón de los pobres mineros arraigaba la gratitud y la confianza. La Señora de Tlalpujahua confortó a sus hijos en la fe, la esperanza y la caridad para mantenerlos fieles en la borrasca.
El culto en la parroquia había; venido a menos y Dios, como un aviso,permitió el incendio de 1903. Del lado de la Virgen apareció entonces como señal de fecundidad, la inesperada bonanza de "Dos Estrellas" que permitió la reconstrucción y el adorno de lo destruido.

LA PRIMERA CORONACIÓN

El 16 de marzo de 1930, con el ceremonial propio del Pontificado (sic) Romano, colocó preciosa corona sobre la cabeza de la bendita y venerada imagen, en su templo de la Parroquia de Tlalpujahua.
Esto dió un impulso a la devoción a la Madre de Dios. Pero en los bajos fondos bullían almas protervas, impermeables al rocío de la gracia. El Santuario del Carmen alejado más de 1 km de la parroquia distaba moralmente de su influjo muchísimo más; los separaba un abismo de vicios y pecados, Las tabernas y los centros de prostitución que asaltaban al triste minero desviaban su religiosidad.

LA SEGUNDA CORONACIÓN

Habiendo sacrílegamente sustraída la preciosa corona que el párroco y fieles de Tlalpujahua habían colocado por manos del Excelentísimo y Reverendísimo señor Dr. don Luis M. Martínez, se preparó con grande solicitud otra más preciosa corona que, fue colocada en el mismo lugar que la anterior, el 10 de abril del año 1932.Los acontecimientos posteriores probaron que la Virgen Santísima aceptó su segunda corona y efectivamente se propuso a reinar.

LA CATASTROFE

Dios había permitido que se descubriesen en las montañas el oro y la plata para el provecho del hombre, y los hombres iban acumulando las escorias para su propio castigo. Los residuos del mineral llamados lamas lo almacenaban en una zona de 18 hectáreas, quedaban represados en una cañada de 35 metros de altura.
El jueves 27 de mayo de 1937. A las 5 y 20 minutos de la mañana se precipitó el alud y 20 minutos después había arrasado con casas y tiendas, animales y gentes, dejando todo sepultado bajo 30 metros.
La iglesia se conservó intacta hasta la madrugada de ese día; en que fue destruida por la catástrofe, quedando en pie las paredes del norte y sur, quedó también en buen estado la torre. y la imagen milagrosa casi en su totalidad enterrada pero intacta.
A los pobladores circunvecinos de esta parroquia que tan dócilmente secundaron todas las medidas de orden que se les propusieron y las cumplieron con entera obediencia, y señaladamente al pueblo de Tlacotepec, que venciendo sus naturales preocupaciones y haciendo a un lado sus propios intereses y puntos de vista, llevó su abnegación y cristiana disciplina hasta inclinar su juicio al del Párroco.

LA GLORIFICACION DE MARIA

La maravillosa conservación de la imagen del Carmen fue el paño celestial que secó las lágrimas del pueblo. Aquella sacudida de fe al contacto del prodigio levantó las miradas de todos para besar la mano paternal que flagelando salvaba y hundiendo en lo profundo sólo era para levantar más alto el espíritu cristiano de los suyos.

REMOCIÓN DE LA IMAGEN

Se tomó consejo de los facultativos más; expertos y se pidieron planes y proyectos para arrancar el cuadro de la pared que contenía la imagen y conducirlo a la parroquia con los menores riesgos de destrucción posibles. Un técnico diplomado, eminente en su facultad, fue de la opinión que se pintara otra Imagen semejante y en un lienzo se llevara a la iglesia parroquial. Pero la unanimidad de los creyentes y aun no creyentes con tal que fueran de Tlalpujahua estuvo en contra. Se trabajo con empeño, se estudiaron con serenidad y tesón los proyectos más razonables, y con todos ellos se formó con calma uno que reuniera todas las ventajas de los demás. Colaboraron muchos en este trabajo con excelente voluntad, (carpinteros,herreros,albañiles etc). Pero uno fue el de la inmensa responsabilidad moral de ejecutarlo, un humilde oficial de carpintería en quien sopló la inspiración del ciclo: Salvador Olarra. A golpe de marro comenzaron a demolerse los amarres murales que rodeaban el cuadro de adobe; pero presto se advirtió que las rudas vibraciones de este trabajo harían polvo la imagen. Se procedió con cinceles muy finos a recortar el cuadro con el tiento de un cirujano que practica delicada disección. Una vez despegado con todo esmero y diligencia, dentro de una armadura y guarnición de madera sólida y bien ceñida con pernos; se procedió a encerrar la imagen dentro de aquella caja de madera y hierro. El 27 de julio de 1937 e inmediatos siguientes, jamás se borrarán de la memoria de las generaciones de Tlalpujahua.

Se Habían calculado 8 días para la conducción de la sagrada Imagen, y el incontenible entusiasmo popular la colocó en la iglesia en 40 horas.
Así llego la imagen a su nueva morada. Queda al fin colocada la Nubecilla del Carmelo
Y para nuestros muertos en la catástrofe hay también un monumento en que la piedad y la historia les hagan compañía. Si la Virgen se vino, no se han quedado solos. Las generaciones futuras en inacabable teoría desfilarán a visitarlos: en el preciso lugar, y sobre el muro en que ha más de tres siglos escribió el dedo de María en alfa de nuestra predestinación a su amor y a sus beneficios, se levanta una cruz; y donde estuvo ella, y en el preciso marco que la guardó, queda esculpida en mármol de Carrara esta inscripción: En este lugar estuvo por espacio de 400 años la Santísima virgen del Carmen, se traslado a la Parroquia el 27 de julio de 1937 por haberse destruido su iglesia en la catástrofe de 27 de mayo del mismo año, se inauguro este monumento el 22 de agosto de 1937, el Párroco Francisco Aguilera.
¿Qué más para el futuro? Mil cosas más, condensadas en una: Que Reine ella en su Templo Maternal y Espiritual que es: Tlalpujahua toda entera.

CORONACIÓN PAPAL

Se fijó el 16 de octubre de 1942 para que se impusiera en las augustas sienes de la Madre y Reina de Tlalpujahua, la áurea corona que su pueblo le ofrendaba en testimonio de su amor y agradecimiento.

Es muy oportuno dar a conocer estos dos datos, muy significativos para la historia Mariana de Tlalpujahua: el primero, que la imagen de la Sma. Virgen del Carmen de Tlalpujahua, coronada con coronación Pontificia el día 16 de octubre de 1942, fue la primera imagen de Nuestra Señora en su advocación del Carmelo, coronada así en la Republica Mexicana. El segundo, que la imagen de N. Sra. Del Carmen de Tlalpujahua, coronada pontificiamente en esa fecha por el Excmo. Sr. Arzobispo de Morelia, fue la primera imagen de Nuestra Señora que coronó con Delegación Pontificia el mismo Excmo. Prelado, Fervorosísimo apóstol de la devoción de María, y quien ha sido en numerosas ocasiones, después de esa fecha, honrado por el Sumo Pontífice con delegaciones semejantes, para coronar distintas imágenes de Nuestra Señora la Virgen María en nuestra patria.
La Santísima Virgen del Carmen fué declarada Patrona Principal y Titular de la Parroquia de Tlalpujahua, en marzo de 1965.

                        Del libro del autor Miguel Madrigal.

Todos los Derechos reservados.       Esta pagina no pertenece a ninguna dependencia gubernamental, ni a partidos políticos.